EL TIRO CON ARCO

EN LA PREHISTORIA Y EN LA HISTORIA

El más antiguo en la práctica.
El tiro con arco es probablemente el deporte más antiguo practicado hoy en día. El arco y la flecha son esencialmente las mismas armas usadas por vez primera por los cazadores de la Edad de Piedra.

Pinturas descubiertas en cuevas de España y Francia retratan a cazadores del período «auriñaciense» tirando a ciervos con arcos y flechas. Estas pinturas de las cuevas han sido estimadas en una antigüedad entorno a 10.000 años. El hombre «auriñaciense» había inventado un arma poderosa: el arco.

Arco y flecha.
Sibley, escribiendo sobre el tema de la caza del búfalo, como lo pudiera ser un arma de fuego, por la gran rapidez con la que se efectuaban los disparos lo mismo que la puntería. (Esto se escribía antes de la aparición del rifle de repetición). La flecha, es de una yarda de larga, está emplumada, con punta de hierro, con pequeños canales para permitir la rápida salida de la sangre cuando se clavaba en los animales. La fuerza con que era lanzada por el arco era asombrosa. Se clavaba, generalmente hasta las plumas y a veces sobresalían por el costado.

Esplendor en la Edad Media.
El máximo esplendor se sitúa en la Edad Media, en tierras otomanas donde lograría la nominación de deporte nacional. Mientras, en Europa (Inglaterra), se practicaba el tiro al gallardete, modalidad similar al tiro con arco, contándose que en 1.066, en la batalla de Hastings, tanto escandinavos como ingleses emplearon estas armas a fondo para tratar de decantar la balanza a su favor.

Saltando años, la Historia habla de la Ancient Scorton Arrow, donde se condedía al triunfador una flecha de plata en 1.673. Y la Arrow se convirtió en una de las grandes pruebas inglesas.

En 1781, se funda la Toxophilite Society, presidida por el príncipe de Gales, estableciéndose las primeras distancias (100, 70 y 60 yardas), para en 1844 la reina Victoria estableciera la prueba Gran National Archery, que se convierte en la máxima especialidad.

Estados Unidos.
La afición por el tiro con arco llega a los Estados Unidos, y en 1828 se crea en Philadelphia la primera agrupación de arqueros. Tras la Guerra de Secesión, este deporte toma mucho auge, llegando a 5.000.000 de practicantes.

Se labra su futuro olímpico, entrando a formar parte de la olimpiada de 1.900, estando ya en 1.904, 1.908 y 1.920. Se interrumpió, hasta que de nuevo volvió a ser deporte olímpico, de hombres y mujeres, en 1.972.

En el siglo XVII pasó por una época dorada en la que se imitaba a la modalidad que hizo famoso a Guillermo Tell.

Y el tiro con arco, está ahí, en primera línea en muchas naciones del mundo y en los Juegos Olímpicos, en los que los españoles, en Barcelona ’92, obtuvieron metal y la consideración en todas las partes de haber encendido el pebetero con una flecha.

Diferentes disciplinas.
Las competiciones del deporte del tiro con arco se pueden clasificar en diferentes disciplinas: tiro al aire libre, tiro en sala, tiro en campo, tiro al pozo, tiro a gran distancia y esquí-arco. Todas ellas se realizan en las categorías masculina y femenina.

Los arcos.
La primera «máquina» la fundó un hombre al coger una rama de tejo o fresno situándose una cuerda rudimentaria entre sus extremos, y probarlo con…

Se puede situar este inicio en el período Paleolítico superior (35.000 a 10.000 a.C.) con vestigios al respecto en pinturas rupestres, representando al hombre armado de arcos de flechas y a los animales asaeteados.

En el medievo, alcanza su cénit.

Entre 1.100 y 1.600, los arqueros ingleses con su famoso «arco largo» fueron un factor decisivo en las batallas de tierra y mar.

La diana.
Es circular y tiene una serie cocentríca de anillos alrededor de un centro sólido y se coloca a una altura de 1,30 m sobre el suelo.

Los colores de los anillos son: oro, rojo, azul, negro y blanco. Los anillos tienen asignados valores, en puntos, para las flechas que impactan en ellos; el valor varía desde 10 (en el anillo central de color oro), hasta 1 (en la parte de fuera del anillo blanco).

Hombres y mujeres.
La mujer entró a formar parte de una sociedad de arqueros en 1.787. En 1.972 reapareció definitivamente como modalidad olímpica donde compitieron hombres y mujeres.